Buscar
  • elorojas

El señority, el camino hacia la dirección.

En muchas empresas me he encontrado con personas que ocupan puestos directivos pero que en realidad no cuentan con las habilidades necesarias para estar ahí. Esto es, lo que los llevó a ocupar ese puesto no necesariamente es lo que requieren para gestionar y dirigir en esa nueva posición.


Normalmente un director proviene de la operación en algún área pero al llegar a la dirección requiere de "desaprender" aquello que sabe y necesita "reaprender" diferentes habilidades que son nuevas para ese puesto.


Un nuevo director o un aspirante a director debe ser completamente honesto consigo mismo y determinar qué le hace falta para poder ser un buen director. No es cuestión de "experiencia" solamente, es cuestión de habilidades y competencias adecuadas para gestionar un área y adquirir "Señority".




Si hay algo que las empresas no invierten tiempo ni recursos es en formar, "homogeneizar", desarrollar y fortalecer a su grupo directivo. Siempre se piensa "que ya no es necesario". Pero sino formas a la cúpula, ¿cómo se puede gestionar una empresa de manera competitiva y diferente?


Un director debe rediseñar sus creencias y fortalecer el sentido de dirección. Enfocarse en el pensamiento estratégico más que en el operativo. Determinar sus Success Factors y por supuesto, trazar su propia estrategia de éxito.

El mindset directivo es fundamental para el desarrollo de una visión directiva pues ahora el director debe dejar de operar y especializarse en dirigir. Este paso, para muchos directores, es el paso de la muerte. Dejar lo que saben hacer y lo que les da certidumbre y arrojarse a lo incierto, a lo desconocido, para desarrollar nuevas competencias que les permitan tomar mejores decisiones.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo